Los precios alcanzaron en febrero niveles sin precedentes en lo que va de siglo

La inflación de la Región de Murcia volvió a marcar máximos en febrero en línea con la senda ascendente que había iniciado en la anualidad anterior. En particular, el Índice de Precios de Consumo (IPC) alcanza una tasa de variación interanual del 7,7%, frente al 6,2% de enero. Se trata una cifra elevada que se sitúa no obstante muy cercana a la nacional (7,6%).

En este sentido, las presiones inflacionistas son prácticamente generalizadas, toda vez que la mitad de los grupos que componen el IPC (seis de doce) alcanzan tasas anuales iguales o superiores al 4%. Entre ellos, dos alcanzan alzas de doble dígito. El primero, gastos asociados a Vivienda, con un repunte del 24,3% (7,1 puntos más que en enero), debido al coste de electricidad, gas y otros combustibles domésticos (que se dispara hasta el +64,7% desde el ya elevado +41,8% de enero). El segundo, Transporte, con un encarecimiento anual del 14,5% (dos puntos superior al del mes anterior) donde juegan un papel relevante los Carburantes y combustibles (+28,3%). En los restantes, los valores oscilan entre un mínimo del -0,7% en Comunicaciones, y un máximo del +7,2% en Vestido y Calzado.

Ahora bien, la dinámica general parece apuntar a elevaciones de precios, dado que, en comparación con el mes anterior, ocho grupos aumentan su tasa anual, frente un único que la mantiene y tres que la reducen. De hecho, si se excluyen del cálculo los elementos más volátiles como alimentos no elaborados y energía, se tiene que la denominada inflación subyacente repunta cinco décimas, hasta el 3,3%, tasa superior a la nacional (3%).

En definitiva, la inflación regional en el mes de febrero sigue por su senda alcista hasta niveles nunca vistos en los últimos treinta años. Aunque originada en el componente energético, esta dinámica comienza a trasladarse de manera importante a otros grupos. En particular, ocho de los doce grupos que componen la cesta de la compra rebasan ya el objetivo del Banco Central Europeo (2%), y seis igualan o superan el 4%. Y ello a pesar de que las tensiones se ven levemente minoradas por la reducción de tributos eléctricos aprobada en el tramo final de 2021, sin la cual la inflación a impuestos constantes nacional -no hay datos regionalizados- habría escalado al 8,5%.

A su vez, tras la invasión rusa de Ucrania y los bloqueos procedentes, se prevé que la escalada de precios se intensifique en un corto plazo, por lo que se precisaría de medidas de choque para que no se vea aún más limitada la capacidad de consumo de los hogares, junto a la viabilidad empresarial.