La Región de Murcia estabilizó su crecimiento al final de 2019

Tras una anualidad 2018 en la que la desaceleración de la economía regional fue más intensa de lo inicialmente esperado, en 2019 se vuelve a tasas más acordes con el que debería ser su potencial a medio plazo. Así se estima en el último Boletín de Coyuntura Económica que elabora el Departamento de Economía de CROEM, y que corresponde esta vez al último trimestre de 2019.

Según se concluye en el boletín, la economía regional fue acelerando su tasa de actividad en el primer semestre, para estabilizarlo a partir de entonces, de modo que para el conjunto del año se podría haber logrado un crecimiento en torno al 2%, a falta de confirmación oficial por parte del INE. “Se trata de una cifra contenida, mejor que la del año anterior pero lejana a las que se alcanzaron en los primeros años de la recuperación económica”, se afirma en el boletín, que destaca además que la evolución “ni ha sido homogénea en los distintos sectores ni está exenta de riesgos”, ya que destaca por un lado la aportación del sector industrial y de la actividad terciaria (sobre todo en sus ramas turísticas y comerciales) y, por otro, el estancamiento en construcción y el debilitamiento de la agricultura, lastrada por la falta de recursos hídricos. En este sentido, el documento de CROEM insiste una vez más en la necesidad de las aportaciones del trasvase Tajo-Segura, “cuya continuidad es obligada para la supervivencia de la industria agroalimentaria regional”.

Por otra parte, el boletín recuerda los condicionantes de la economía regional: el elevado déficit, una deuda incontrolada y un injusto sistema de financiación autonómica. Y une a estas circunstancias “los menores vientos de cola externos que habían impulsado la economía regional durante el pasado reciente”, así como determinantes que requieren medidas concretas, como son los problemas estructurales de la agricultura, la volatilidad manufacturera o las limitaciones en la rentabilidad de establecimientos turísticos, por citar algunos. Desde la confederación empresarial se insiste en la importancia del sector turístico, “que necesita de la implicación y del total apoyo en unos momentos complicados para el mismo”.

Además de hacer el habitual repaso a los sectores, al comercio exterior o al mercado de trabajo, entre otros indicadores, esta última edición del boletín hace referencia a los efectos económicos de la emergencia sanitaria internacional desencadenada por el coronavirus o Covid-19. Así, pone de manifiesto que su impacto potencial ya es relevante, si bien no se conoce aún el alcance real. Sobre este particular, el boletín matiza que “preocupa especialmente en los sectores más relacionados con el comercio internacional y el turismo pero, más allá de la economía, es evidente los riesgos que supone para la población, por lo que cualquier medida de prevención es poca”.

CROEM ha hecho, tanto en un comunicado público como también a través de este último boletín, un llamamiento a la responsabilidad para que se establezcan protocolos siempre coordinados con empresarios y sindicatos, “de manera que se eviten incertidumbres y alarmas innecesarias y se sigan las pautas que marcan las autoridades”.

2020-03-11T10:22:58+01:00 10/03/2020|
X